Abril es un mes en donde los trabajadores bancarios atesoramos un par de aniversarios, que quizás no tengamos tan en cuenta como debiésemos. Resulta que nuestras grandes luchas también forman parte de la fecunda historia del Movimiento Obrero Organizado de la República Argentina.

Ya en 1919, más precisamente el 23 del citado mes, los trabajadores bancarios convocan a la primera gran huelga por mejoras laborales de la que se tenga registro en nuestra historia sindical. Unos meses antes, en Enero de ese mismo año, se habían masacrado a más de 700 obreros metalúrgicos durante la sangrienta “Semana Trágica”. En ese contexto de lucha, aquellos compañeros llegaban a semejante avance después de haber reunido a miles de bancarios en asamblea el 12 de Abril para constituir la denominada “Asociación de Empleados de Banco”, antecedente inobjetable de la creación formal de nuestra Asociación Bancaria en 1924.

Entre Marzo de 1948 y Junio de 1959, se producen una serie de huelgas bancarias entre las cuales claramente se destacan las de 1958 y 1959 por constituir las medidas de acción directas más contundentes, prolongadas y con graves consecuencias de las que tengamos memoria en el gremio bancario.

Cuando la primera de ellas comienza, corrían los tiempos en los que el peronismo se encontraba prohibido, proscripto, desde que la “Libertadora” había desalojado a sangre y fuego al gobierno elegido por el pueblo. El golpe de 1955 instaló una férrea represión y tenaz persecución, interviniendo la CGT, controlando los sindicatos, restringiendo el derecho de huelga y suspendiendo las convenciones colectivas, además de dedicarse a atacar y encarcelar a dirigentes políticos y gremiales, en especial si pertenecían a las huestes del peronismo.

A pesar de ello, y después de cincuenta días de lucha, con La Bancaria intervenida y muchos militantes detenidos por las Fuerzas Armadas, los compañeros bancarios democráticamente organizados desde sus bases, con asambleas y comités de huelga, obtienen en 1958 una histórica victoria por sus reivindicaciones mínimas (las demandas iniciales eran por salarios, estabilidad en bancos oficiales, por cesantías sin sumarios previos, etc.).

El 13 de Abril de 1959 la Asociación Bancaria llama de nuevo a una huelga general principalmente ante la negativa del Ministerio de Trabajo de otorgar un aumento de emergencia a los gremios Bancario y del Seguro, quienes en todo momento formaron parte de estas luchas. Ya había sido anunciado el Plan ConIntEs de Frondizi que permitiría declarar zonas militarizadas a las principales ciudades y autorizaría allanamientos y detenciones. Mientras que en 1958 las huelgas por tiempo indeterminado se generalizaban en el Movimiento Obrero, el escenario al año siguiente era distinto: el Estado estaba decidido a quebrantar toda demanda laboral, con lo cual la lucha iba a resultar desfavorable en un contexto de asedio para los bancarios y los trabajadores del seguro.

Durante 69 días nuestros compañeros desarrollaron una lucha extraordinaria, que ante la adversidad de los hechos determinó el levantamiento del paro. Semejante gesta nos dejó innumerable cantidad de compañeros detenidos, cesanteados, La Bancaria y el Sindicato del Seguro intervenidos, la Obra Social (el ISSB) también intervenida, salarios no percibidos y muchos conflictos más.

Cientos de testimonios de los compañeros huelguistas dan cuenta de la magnitud que tuvo la lucha de los bancarios. La fuerte participación de las Fuerzas Armadas movilizando empleados bancarios a los cuarteles y trabajando en forma mancomunada con las patronales como ejemplo de ellos, nos dan una idea de cómo transcurrieron los acontecimientos.

 

 

La foto que ilustra la presente tomada en los cuarteles del Ejército (GADA 601 de Mar del Plata) refleja la detención de 32 compañeros del Banco Nación en dicha guarnición militar.